Ver

Contenido Principal

El pasado sábado Monesterio celebró su tradicional Fiesta del Guarrito

Frito o en caldereta. Las dos maneras más usuales y características de cocinar el guarrito en Monesterio. También son las modalidades con las que cuarenta y tres peñas participaron en el VII Concurso Gastronómico de la Fiesta del Guarrito de Monesterio, que se celebró el sábado 10 de agosto en la explanada de Las Moreras.

Organizado por la asociación Amigos del Guarrito y el ayuntamiento de la localidad, la fiesta está diseñada como «mucho más que un concurso de cocina», explica el alcalde, Antonio Garrote, quién apunta como factores esenciales para el «éxito» de esta iniciativa, «la participación de peñas de todas las edades, la convivencia intergeneracional, así como la programación de actividades recreativas y musicales», que se cierran con una larga velada de diversión amenizada por Djs.

Las normas

Los participantes disponen de dos horas para preparar el guarrito frito o en caldereta, procedente de los animales que suministra la organización a las peñas participantes. Los ingredientes cárnicos son, únicamente, guarrito aliñado con las especias tradicionales. Cada cinco minutos de retraso en la entrega de platos en la sala del jurado, se penaliza con un punto menos. Adaptándose a estas normas, así como al sabor, la presencia y la elaboración, el jurado decidió que el mejor guarrito de esta edición fue el elaborado por la peña Los Choris, con premio de trofeo y Jamón de Monesterio. Los segundos y terceros clasificados, Los Titos Rinos y Así Siempre-, respectivamente, obtuvieron premios en forma de lotes ibéricos y trofeos. La organización entregó un premio especial a la peña más original, en esta ocasión Balas Perdidas, cuya recompensa también estuvo compuesta por un lote de productos ibéricos y trofeo.

En su balance de la fiesta, el alcalde destacó la «importancia de estas actividades gastronómicas para la promoción del municipio, y más este año, que la localidad ostenta el distintivo de Ciudad Gastronómica de Extremadura». Antonio Garrote agradeció públicamente el trabajo desarrollado por «peñas, asociaciones y trabajadores municipales» para la organización del evento, que logró reunir a más de 2.000 personas en el recinto de Las Moreras. También subrayó la importancia de esta fiesta para «la economía local», ya que todo lo que consumen las peñas a lo largo del día, «proviene de establecimientos del pueblo».